Bacterias hospitalarias resistentes a medicamentos persisten incluso después de una limpieza profunda

Un grupo de científicos han utilizado la secuenciación del genoma para revelar hasta qué punto una bacteria gastrointestinal resistente a los medicamentos puede propagarse dentro de un hospital, destacando el desafío que enfrentan los hospitales para controlar las infecciones.

Enterococcus faecium es una bacteria que se encuentra comúnmente en el tracto gastrointestinal, donde generalmente reside sin causar problemas al huésped. Sin embargo, en pacientes inmunodeprimidos, puede provocar una infección potencialmente mortal.

Durante las últimas 3 décadas, han surgido cepas que son resistentes a los antibióticos de primera línea, como la ampicilina y la vancomicina, lo que limita las opciones de tratamiento y, en particular, es preocupante que estas cepas suelen ser las que se encuentran en las infecciones por E. faecium adquiridas en el hospital.

Un equipo de científicos de la Universidad de Cambridge y la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres ha sido pionero en un enfoque que combina información epidemiológica y genómica para trazar la propagación de bacterias dentro de los entornos de atención médica. Esto ha ayudado a los hospitales a identificar las fuentes de infección e informar sobre las medidas de control de infecciones.

Propagación de bacterias hospitalarias resistentes a medicamentos en un entorno hospitalario

En un estudio publicado el 26 de octubre de 2020 en Nature Microbiology, el equipo aplicó esta técnica a la propagación de E. faecium resistente a los medicamentos en un entorno hospitalario.

El Dr. Theodore Gouliouris, del Departamento de Medicina de la Universidad de Cambridge, y primer autor conjunto del estudio, dijo: “Hace más de 2 décadas que sabemos que los pacientes hospitalizados pueden contraer y propagar E. faecium resistente a los medicamentos. La propagación requiere que entendamos dónde vive la bacteria, sus ‘reservorios’, y cómo se transmite“.

La mayoría de los estudios hasta la fecha se han basado en el cultivo de bacterias a partir de muestras. Pero, como hemos demostrado, la secuenciación del genoma completo (observando el ADN de la bacteria) combinada con un muestreo detallado del paciente y del medio ambiente puede ser una herramienta poderosa para ayudarnos a trazar su difundiciónr e informar formas de prevenir nuevos brotes“.

El equipo siguió a 149 pacientes de hematología ingresados en Addenbrooke’s Hospital, Cambridge University Hospitals NHS Foundation Trust, durante un período de 6 meses. Tomaron muestras de heces de los pacientes y hisopos del entorno hospitalario y los cultivaron para detectar E. faecium.

Alcance de la limpieza profunda

El análisis genómico de la bacteria fue mucho más efectivo para identificar E. faecium adquirido en el hospital: de 101 pacientes que pudieron ser seguidos, el análisis genómico identificó que dos tercios de los pacientes adquirieron E. faecium, en comparación con menos de la mitad que usaron sólo métodos de cultivo.

Poco menos de la mitad (48%) de los hisopos extraídos del entorno hospitalario fueron positivos para E. faecium resistente a la vancomicina. Esto incluyó el 36% de los dispositivos médicos, el 76% de las áreas no táctiles como las salidas de aire, el 41% de los espacios para las camas; y el 68% de los baños comunes probados.

Los investigadores demostraron que incluso una limpieza profunda no podía erradicar la bacteria. El hospital realizó una limpieza profunda en una sala durante un período de 3 días durante el estudio, cuando los pacientes fueron trasladados a otro lugar. Sin embargo, cuando el equipo tomó muestras de las ubicaciones antes de que los pacientes regresaran a la sala, encontraron que el 9% de las muestras todavía dieron positivo para la bacteria. A los 3 días de que los pacientes regresaran a la sala, alrededor de la mitad de los sitios muestreados dieron positivo.

Tres cuartas partes (74%) de los pacientes (111/149) eran portadores del clado A1, una cepa de E. faecium resistente a múltiples fármacos que se observa comúnmente en los hospitales y que es resistente al antibiótico ampicilina y que con frecuencia adquiere resistencia a la vancomicina. De estos 111 pacientes, 67 tenían fuertes vínculos epidemiológicos y genómicos con al menos otro paciente y/o su entorno directo.

El hecho de que todos estos casos estuvieran relacionados con otro paciente o su entorno claramente sugiere que habían contraído bacterias resistentes a múltiples fármacos mientras estaban en el hospital“, afirma el Dr. Francesc Coll, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y primer autor del estudio.

Un análisis genómico adicional demostró que dentro de esta cepa resistente a múltiples fármacos había varios subtipos (definidos por su semejanza genética). Sin embargo, no era raro que un paciente portara más de un subtipo; lo que, sin un análisis genómico detallado, podría confundir los intentos de identificar la ruta de transmisión de una infección. En particular, a pesar de la circulación de hasta 115 subtipos, el 28% de las adquisiciones de E. faecium fueron originadas por solo 2 subtipos superpuestos. Los autores no encontraron evidencia de resistencia o tolerancia a los desinfectantes comunes para explicar el éxito de estos subtipos.

Infección invasiva de bacterias hospitalarias resistentes a medicamentos

Seis pacientes del estudio contrajeron una “infección invasiva“, es decir que habían estado portando E. faecium de forma asintomática en el intestino; pero posteriormente desarrollaron una infección sintomática. Al comparar los genomas de las cepas infecciosas e intestinales, los autores determinaron que las infecciones invasivas por E. faecium se originaron en el propio intestino de los pacientes.

Nuestro estudio se basa en observaciones anteriores de que las cepas de E. faecium resistentes a los medicamentos que pueden persistir en el entorno hospitalario a pesar de la limpieza estándar; aún nos sorprendió descubrir cuán breve fue el efecto de la limpieza profunda“, agregó el Dr. Gouliouris.

Encontramos altos niveles de E. faecium adaptada al hospital a pesar del uso de productos y procedimientos de limpieza que han demostrado ser efectivos contra el virus. Destaca lo difícil que puede ser abordar los brotes en los hospitales“.

En conclusión

Las altas tasas de infección con E. faecium resistente a los medicamentos en grupos específicos de pacientes vulnerables y su capacidad para evadir las medidas de limpieza representan un desafío importante para el control de infecciones. Se necesitarán exámenes de detección de pacientes, suministro adecuado de instalaciones sanitarias de aislamiento y baño, procedimientos de limpieza mejorados y más frecuentes y prácticas de higiene más estrictas para los trabajadores de la salud para frenar esta epidemia mundial“, finaliza la autora profesora Sharon Peacock del Departamento de Medicina de la Universidad de Cambridge.

Pero esto también es una señal de la urgencia con que debemos abordar el uso inadecuado de antibióticos en todo el mundo, que es ampliamente reconocido por representar una amenaza catastrófica para nuestra salud y nuestra capacidad para controlar las infecciones“.

Referencias

  1. Gouliouris, T, Coll, F et al. Quantifying acquisition and transmission of Enterococcus faecium using genomic surveillance. Nature Microbiology; 26 Oct 2020; DOI: 10.1038/s41564-020-00806-7; Disponible en el URL: https://www.nature.com/articles/s41564-020-00806-7

Tabla de contenidos

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn