Presentan nuevo símbolo global de la lucha contra la resistencia a los antibióticos

Su objetivo es alcanzar a toda la sociedad y transmitir el mensaje de que todos podemos contribuir a frenar esta amenaza con un consumo adecuado de los antibióticos. Su campaña de difusión tiene como lema “Conviértete en agente del cambio: fabrica tu símbolo, llévalo con orgullo y difunde la conciencia sobre la resistencia antimicrobiana“.

La Acción Conjunta Europea sobre Resistencia a los Antimicrobianos e Infecciones Relacionadas con la Asistencia Sanitaria (EU-JAMRAI, por sus siglas en inglés European Joint Action on Antimicrobial Resistance and Healthcare-Related Infections) ha lanzado el primer símbolo global que representa la lucha contra la resistencia a los antibióticos.

El concepto nace con la vocación de convertirse en un objeto tan emblemático como el listón rojo del SIDA, que contribuya a visibilizar las graves repercusiones de la pérdida de efectividad de los antibióticos.

El certamen de selección

El símbolo de la resistencia a los antibióticos ha sido seleccionado entre las más de 600 candidaturas de 44 países recibidas para el concurso de diseño gráfico convocado en noviembre de 2019 por EU-JAMRAI. El certamen invitaba a participantes de todo el mundo a enviar sus propuestas bajo 3 premisas:

  1. Fuera un objeto tangible
  2. Cualquiera pudiera confeccionar fácilmente con materiales sencillos en cualquier parte del mundo
  3. Se pudiera llevar enganchado a la ropa, a modo de pin o broche

La convocatoria alcanzó a 600 mil personas en redes sociales; se anunció al ganador el 18 de noviembre de 2020.

Ganador

El ganador fue David Ljungberg (Suecia) diseñador de producto y director de arte que trabaja en los campos de tecnologías médicas, energía y economía circular. Cuenta con diversos galardones en el ámbito de la publicidad y actualmente está especializado en diseños que cierren la brecha de comunicación entre la ciencia y el público general.

El jurado estaba formado por miembros de organizaciones involucradas en la investigación contra la resistencia antimicrobiana, como el ECDC (Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades) o la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico). En la candidatura de Ljungberg se valoraron especialmente 4 cuatro aspectos:

  1. Transmitir el mensaje de la resistencia a los antibióticos
  2. Concepto universal fácil de comprender
  3. Estético y positivo
  4. Inspirador

Dos icónicas cápsulas blancas y rojas en forma de aspa o cruz

impacto de la resistencia antimicrobiana

El emblema consiste en dos icónicas cápsulas blancas y rojas en forma de aspa o cruz, fácilmente reconocibles como medicamentos, que se forman al armar un corazón rojo y otro blanco. En palabras de su diseñador: “En lugar de usar conceptos científicos, quería que el símbolo representase algo que el público en general pudiera entender. Los distintos elementos transmiten un mensaje para unirse contra este problema, manteniendo una forma simple a la vez que poderosa“.

Tabla de contenidos

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn