Hasta 70% por ciento de viajeros internacionales a los trópicos, podrían portar bacterias intestinales resistentes a antibióticos, a su regreso al país de origen

Antes de la pandemia de la corona virus, decenas de millones de viajeros internacionales se dirigían anualmente a destinos en los trópicos, exponiéndose a las bacterias intestinales locales. Entre el 20% y el 70% de los que regresan de los trópicos portan, sin saberlo, bacterias resistentes a múltiples antibióticos. La probabilidad de adquirir estas superbacterias depende del destino y del comportamiento sanitario en el extranjero. El riesgo es mayor en el sur y sudeste de Asia, y un aumento sustancial se relaciona con contraer la denominada diarrea de los viajeros y usar antibióticos en el extranjero.

Una investigación dirigida por el profesor de enfermedades infecciosas Anu Kantele de la Universidad de Helsinki junto con la doctora Esther Kuenzli del Swiss Tropical and Public Health Institute involucró un análisis en tiempo real de la adquisición de superbacterias entre un grupo de 20 europeos durante una visita de 3 semanas a Laos. Las muestras de heces realizadas diariamente a los participantes se analizaron inicialmente en el sitio Vientiane, Laos, y más tarde, en Europa. Las cepas de superbacterias aisladas se analizaron en detalle mediante la secuenciación del genoma completo.

El estudio “Dinámica de la colonización intestinal de bacterias multirresistentes contraídas por visitantes a un entorno altamente endémico: un estudio de muestreo prospectivo, diario y en tiempo real” [1] fue publicado recientemente en Lancet Microbe y es parte de una serie de estudios de Kantele que exploran la propagación de la resistencia a los antimicrobianos por los viajes internacionales.

Nuestro estudio reveló que los viajeros a los trópicos están mucho más predispuestos a adquirir superbacterias de lo que se pensaba anteriormente. En estudios convencionales, las muestras de heces sólo se recolectan antes y después del viaje, no mientras se encuentran en el extranjero como lo hacemos ahora. Se sabe que los viajeros a los trópicos son expuestos a superbacterias, pero el alcance del riesgo revelado por nuestro muestreo en tiempo real fue inesperado“, dice Kantele.

Los viajeros contrajeron superbacterias durante la primera semana en el extranjero

En Laos, las muestras de heces diarias de los participantes se analizaron localmente en el laboratorio de investigación Lao-Oxford-Mahosot Hospital-Wellcome Trust-Research. Si las muestras solo se hubieran recolectado antes y después del viaje, la proporción de portadores de superbacterias habría sido aproximadamente del 70%. Sin embargo, el escrutinio diario en tiempo real en el extranjero reveló que todos los viajeros habían contraído una superbacteria una semana después de su llegada.

Los hallazgos varían día a día. Si bien algunos participantes portaron superbacterias durante varios días, otros tuvieron descansos de un par de días después de los cuales se encontraron nuevamente las superbacterias. Parte de los viajeros adquirió varias cepas.

Se hizo evidente que la adquisición de superbacterias es un proceso dinámico: las bacterias van y vienen, algunas cepas persisten durante un largo período de tiempo“, menciona Kantele.

La secuenciación del genoma completo reveló la gran variedad entre las cepas de superbacterias

Después de regresar a casa, con el fin de explorar las cepas de superbacterias aisladas con más detalle, los investigadores establecieron una colaboración con Jukka Corander, profesor de estadística en las universidades de Helsinki y Oslo, y Alan McNally, profesor de genética microbiana en la Universidad de Birmingham, Inglaterra. La secuenciación y los análisis del genoma completo demostraron que la colonización es un proceso dinámico que implica cambios constantes entre las distintas cepas. De hecho, todos los viajeros habían estado expuestos a una gama de superbacterias mucho más amplia de lo que generalmente se pensaba. Aplicando el enfoque tradicional, se habrían detectado alrededor de 20 nuevas cepas después del viaje; pero el muestreo diario en el extranjero y la secuenciación del genoma completo permitieron a los investigadores desentrañar que los participantes adquirieron en total 83 cepas diferentes.

Solo en 4 casos, 2 viajeros compartieron las mismas cepas, esto indica que las bacterias no se transmitieron en general de uno a otro.

Ninguno de los participantes desarrolló una infección clínica causada por las superbacterias. Si no les hubieran entregado sus resultados de detección diaria, los participantes del estudio no habrían sido conscientes de que portaban superbacterias.

Fue maravilloso ver cómo nuestras bacterias intestinales hacen frente a los recién llegados: la gran mayoría de todas las cepas alienígenas desaparecieron antes del final del viaje“, explica con alegría Kantele.

El profesor Jukka Corander señala que el estudio nos proporciona una novedosa perspectiva respecto a la diversidad de colonización bacteriana en regiones geográficas donde las superbacterias son endémicas.

Anteriormente obtuvimos sólidos resultados de modelado con respecto a la estabilidad de la colonización de Escherichia coli en poblaciones con bajos niveles de resistencia a los antibióticos, sin embargo, el nuevo estudio realizado en Laos implica que debemos comenzar a construir un modelo de nuevo, de modo que obtengamos un mayor conocimiento respecto el papel de las superbacterias en las circunstancias en las que colonizan a la mayoría de la gente”, comentó Corander.

La resistencia a los antibióticos aumenta a un ritmo alarmante en los trópicos

El incremento mundial de la resistencia a los antibióticos es particularmente alarmante en las regiones tropicales con higiene inadecuada y un uso sin control de antibióticos. Las bacterias multirresistentes son transportadas tanto por animales como por habitantes locales. Al regresar de esos entornos, muchos visitantes transportan superbacterias a sus países de origen.

Las investigaciones también están demostrando una creciente resistencia: la proporción de viajeros que portan estas bacterias está aumentando. Por lo general, la adquisición de BLEE u otras superbacterias no causa ningún síntoma. Una vez que los viajeros regresan a casa, las tensiones suelen desaparecer con el tiempo. Sin embargo, los portadores pueden transmitir estas bacterias a otras personas. Entre una pequeña proporción, las superbacterias causan una infección sintomática, por lo general una infección del tracto urinario. El tratamiento de las infecciones causadas por superbacterias es más desafiante que el de las causadas por bacterias sensibles. En algunos casos, la infección puede incluso ser potencialmente mortal.

El uso de antibióticos durante el viaje aumenta aún más el riesgo de transportarlos: favoreciendo a las bacterias resistentes, el tratamiento con antibióticos deja espacio para los recién llegados.

Kantele destaca la grave amenaza que representa la creciente resistencia a la atención médica en todo el mundo.

Finalmente nos recuerda que “los antibióticos no solo son necesarios para tratar infecciones, sino que también permiten operaciones de alto riesgo, como cirugías mayores y trasplantes de órganos, donde se administran para prevenir infecciones“.

Referencias

  1. Anu Kantele, MD; Esther Kuenzli, MD; Steven J Dunn, PhD; Prof David A B Dance, FRCP; Prof Paul N Newton, FRCPath; Viengmon Davong, MS; Dynamics of intestinal multidrug-resistant bacteria colonisation contracted by visitors to a high-endemic setting: a prospective, daily, real-time sampling study; The Lancet Microbe Home; Publicado el 23 de febrero de 2021; DOI:10.1016/S2666-5247(20)30224-X; Disponible en el URL https://www.thelancet.com/journals/lanmic/article/PIIS2666-5247(20)30224-X/

Tabla de contenidos

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.