Proponen estrategia específica por país, en la batalla global contra la resistencia a los antibióticos

La batalla global contra la resistencia a los antibióticos sólo puede tener éxito si se tienen en cuenta los contextos locales. “Se necesita un enfoque personalizado en cada país“, dice Heiman Wertheim, del Centro Médico Universitario de Radboud, en los Países Bajos. “No existe una solución única para todos“. Este fue el principal descubrimiento de un estudio sobre la resistencia a los antibióticos en países africanos y asiáticos financiado por el British Wellcome Trust. Wertheim cuyos resultados se publicaron recientemente en un artículo [1] en The Lancet Global Health.

Los antibióticos son tratamientos poderosos para las infecciones bacterianas. Son indispensables para controlar infecciones como la neumonía, la meningitis o el envenenamiento de la sangre (sepsis) provocado por bacterias. Pero son ineficaces para tratar infecciones virales, como resfriados o gripe, y tampoco funcionan contra infecciones por parásitos, hongos o levaduras.

La creciente resistencia

El uso incorrecto de los antibióticos aumenta el riesgo de resistencia bacteriana. Esto significa que esos microorganismos se adaptan de tal manera que el medicamento ya no es efectivo y la enfermedad ya no se puede controlar. La resistencia a los antibióticos es ahora un problema importante en todo el mundo.

El problema está creciendo especialmente en los países con bajos y medios ingresos (LMIC, Low and Middle income Countries), en donde el uso de antibióticos aumentó un 35% entre 2000 y 2010.

Las investigaciones en varios países muestran que, por ejemplo, el 80% de las niñas y los niños menores de 5 años con infecciones respiratorias son tratado con antibióticos. En muchos casos, esto fue injustificado. Para comprender mejor este problema, un grupo de numerosos investigadores internacionales liderados por Heiman Wertheim del Centro Médico Universitario de Radboud  (hospital docente en la ciudad de Nijmegen, Países Bajos) llevó a cabo el proyecto ABACUS, por las siglas de AntiBiotic ACces and USe (ACCIONES Y USO DE ANTIBIÓTICOS).

Grandes diferencias entre países

Los resultados del estudio, que se llevó a cabo en países de bajos y medianos ingresos de África (Mozambique, Ghana, Sudáfrica) y Asia (Bangladesh, Vietnam, Tailandia), se publicaron en The Lancet Global Health. Wertheim: “Observamos principalmente qué tan fácil o difícil es obtener antibióticos en esos países y en qué situaciones se usan. Solo en esos aspectos, encontramos enormes diferencias entre los 7 países. Por ejemplo, en algunos países se pueden comprar antibióticos en la farmacia solo con una receta médica; mientras que en otros no existen y los antibióticos están disponibles en cualquier momento en la farmacia de la esquina. También vimos que los antibióticos están mucho más disponibles en Asia que en África. Y la situación es relativamente mejor en países más ricos como Tailandia y Sudáfrica“.

Automedicación

Nga Thi Thuy Do, investigador de la Unidad de Investigación Clínica de la Universidad de Oxford en Vietnam y autor principal del artículo, resumió los hallazgos y comentó “Bangladesh y Vietnam tienen la mayor cantidad de ubicaciones en donde se pueden comprar antibióticos sin receta. En algunos lugares, tienen un vendedor de medicamentos por cada 500 habitantes, lo que es muchísimo. Esto se refleja en la medida en que los antibióticos se utilizan como automedicación. En Vietnam, Bangladesh y Ghana, el 57%, el 45% y el 36% de la población, respectivamente, usan regularmente antibióticos para automedicarse. Pero la automedicación es mucho menos frecuente en Mozambique, Tailandia y Sudáfrica, con tasas del 8%, 4% y 1%, respectivamente. La diferencia es enorme“.

Los investigadores también observaron cierta incertidumbre en la población local, incluso entre los vendedores de antibióticos, al respecto de qué es realmente un antibiótico y cómo se puede reconocer. Por ejemplo, los analgésicos a veces se confunden con antibióticos. En un estudio de seguimiento, también financiado por Wellcome Trust, el consorcio investigará si un mejor reconocimiento de los antibióticos puede llevar a un mejor uso.

Contexto

Las razones para optar por la automedicación son obvias, el conseguir antibióticos en la farmacia sin receta es más rápido, más barato y más fácil. Pero no siempre es posible comprar antibióticos sin receta. Y eso, a su vez, depende de diversos de factores, como:

  • Cómo se organiza la atención médica
  • Si los consumidores confían en el proveedor y la gravedad de la enfermedad

Al respecto. Wertheim, explicó “nuestra investigación deja en claro que un enfoque genérico para combatir la resistencia a los antibióticos es ineficaz. Para tener alguna posibilidad de éxito, debe considerar el contexto que afecta la disponibilidad y el uso de antibióticos en cada país. Las conclusiones de nuestro estudio proporcionan un excelente punto de partida para dar forma a iniciativas globales para mejorar el uso de antibióticos, de modo que aquellos que realmente los necesitan puedan obtener el antibiótico adecuado y aquellos con una secreción nasal puedan tomar una ‘taza de té caliente’“.

Referencias

  1. Nga T T Do, Huong T L Vu, Chuc T K Nguyen, Sureeporn Punpuing, Wasif Ali Khan, Prof Margaret Gyapong, et al; Community-based antibiotic access and use in six low-income and middle-income countries: a mixed-method approach; Publicado el 10 de marzo de 2021; DOI:10.1016/S2214-109X(21)00024-3; Disponible en el URL: https://www.thelancet.com/journals/langlo/article/PIIS2214-109X(21)00024-3/

Tabla de contenidos

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.