La higiene de manos, clave para la bioseguridad de los servicios de salud

El hecho de que las infecciones sean el efecto adverso más común de la atención de salud en el mundo es muy preocupante y es inaceptable, ya que la mayoría de estas infecciones puede prevenirse a través del lavado de manos

Las manos son las herramientas más poderosas de los profesionales de la salud. Con ellas se palpan a los pacientes, identifican sus dolencias y con ellas les brindan apoyo y esperanza. 

Pero también pueden ser una fuente de peligro para los pacientes porque son la principal vía de transmisión de infecciones. Así lo afirmó la Dra. Cecilia Acuña, Asesora en Servicios y Sistemas de Salud a nombre de la Dra. Gerry Eijkemans, Representante de OPS/OMS en México, en el evento conmemorativo del Día Mundial de Higiene de Manos.

En el mundo, millones de personas se ven afectadas anualmente por al menos una infección asociada a la atención de salud. Se estima que en países en desarrollo 15% de los pacientes ingresados en hospitales y 34% de los pacientes en unidades de cuidados intensivos, desarrollan una infección asociada a la atención de su salud”.

Esta situación se traduce en importantes pérdidas financieras para los sistemas de salud, principalmente por el aumento de los días de estancia hospitalaria, y por el hecho de que se requiere prescribir medicamentos más costosos.

Pero lo más grave de las infecciones asociadas a la atención de la salud son sus consecuencias sobre las personas, ya que afectan a los pacientes más frágiles, suelen inducir discapacidades a largo plazo y en muchas ocasiones, se traducen en un aumento significativo en la mortalidad que pudo ser prevenible.  

El hecho de que las infecciones sean el efecto adverso más común de la atención de salud en el mundo es muy preocupante y es inaceptable, ya que la mayoría de estas infecciones puede prevenirse a través de intervenciones simples y de bajo costo como el lavado de manos

Todos podemos ayudar a promover la correcta higiene de manos en el momento adecuado. El llamado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se dirige a:

  • Al personal de salud para que limpie sus manos en los momentos adecuados y detenga de esta manera la propagación de la resistencia a los antibióticos.
  • A los directores, gerentes y administradores de los hospitales, para que implementen programas de prevención y control de infecciones destinados a proteger a sus pacientes de infecciones resistentes.
  • A los tomadores de decisiones y de políticas, para que hagan de la prevención de infecciones y la higiene de manos una prioridad política nacional.
  • A los líderes en prevención y control de infecciones, para que Implanten en los establecimientos asistenciales los componentes esenciales para la prevención y control de infecciones de la OMS, incluida la higiene de manos, para combatir las infecciones resistentes a los medicamentos antimicrobianos.

Referencias

Tabla de contenidos

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn