Mejoran diseño de cajas de intubación durante la pandemia COVID-19

En entornos donde el equipo de protección personal o EPP escasea, la intubación (insertar un tubo de respiración por la garganta del paciente) representa un riesgo importante de exposición al SARS-CoV-2 para los médicos y enfermeras, ya que se liberan partículas virales en el aire.

 

Investigadores de Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, University of Pittsburgh Medical Center (UPMC) y del Laboratorio de Investigación del Ejército del Comando de Desarrollo de Capacidades de Combate del Ejército de los Estados Unidos (CCDC-ARL) crearon una unidad de biocontención individual, o IBU por las siglas en inglés de individual biocontainment unit, para mantener seguros a los trabajadores de atención médica de primera línea mientras realizan cuidados que salvan vidas. El dispositivo se describe en un estudio publicado el 3 de septiembre de 2020 en la revista Annals of Emergency Medicine.

Los primeros intentos de minimizar la exposición de los trabajadores de la salud implicaban colocar una caja de intubación de plexiglás sobre la cabeza y en los hombros del paciente. Los médicos deslizan sus manos a través de 2 grandes orificios en la caja para intubar al paciente dentro. Si bien un dispositivo de este tipo puede contener lo peor de las salpicaduras, no puede evitar que los aerosoles se filtren.

La IBU está diseñada para aspirar el aire contaminado de la caja y atrapar las partículas infecciosas en un filtro antes de que se esparzan por la habitación.

Simulación

Para simular a un paciente con COVID-19, los investigadores colocaron un maniquí dentro de la IBU, así como en una caja de intubación disponible comercialmente. Cerca de su boca, introdujeron un aerosol a base de aceite que formó pequeñas gotas en el aire, de un tamaño similar a las partículas del SARS-CoV-2 en el aliento, que propagan el COVID-19.

La IBU capturó más del 99.99% de los aerosoles simulados del tamaño de un virus y evitó que escaparan al medio ambiente. Por el contrario, fuera de la caja de intubación pasiva, se observó que las concentraciones máximas de aerosol eran más de 3 veces más altas que dentro de la caja.

Tener una forma de protección que no funciona es más peligroso que no tener ninguna, porque podría crear una falsa sensación de seguridad“, dijo el coautor principal del estudio, David Turer, cirujano plástico que recientemente completó su residencia en UPMC.

Debido a las preocupaciones sobre la posibilidad de que los virus en el aire se escapen de las cajas de plexiglás, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, Food and Drug Administration) revocó recientemente su Autorización de uso de emergencia (EUA, Emergency Use Authorization) para estos gabinetes.

Antecedentes

Hace varios meses, Turer y sus colegas presentaron una solicitud de autorización de uso de emergencia para la IBU y se están preparando para fabricar los dispositivos para su distribución.

Incorpora intencionalmente piezas que no son del mundo médico“, dijo Turer, quien ahora trabaja en el Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern. “Entonces, a diferencia de otras formas de EPP, es poco probable que la demanda supere la oferta durante los períodos de aumento de COVID-19“.

Aislamiento de presión negativa de pacientes

Además de proteger a los proveedores durante la intubación, la IBU también puede proporcionar aislamiento de presión negativa de pacientes COVID-19 despiertos, proporcionando una alternativa a las escasas salas de aislamiento hospitalario de presión negativa, además de ayudar a aislar a los pacientes en embarcaciones militares.

La capacidad de aislar a los pacientes con COVID-19 junto a la cama es clave para detener la propagación viral en instalaciones médicas y a bordo de barcos y aviones militares“, dijo el coautor principal del estudio, Cameron Good, científico investigador de la CCDC-ARL.

Otros cajas de intubación anteriores

Dispositivos similares a las IBU fueron utilizados por primera vez en la práctica por personal militar en el hospital de campaña del Javits Center en la ciudad de Nueva York cuando los hospitales locales fueron invadidos por pacientes con COVID-19 durante la primera ola de la pandemia.

Siguiente paso

Una vez que se otorgue la autorización de uso de emergencia, los hospitales y las unidades militares podrán usar la IBU para proteger a los trabajadores de la salud que atienden a pacientes con COVID-19.

Referencias

  1. David M. Turer MD MS, Cameron H. Good PhD, Benjamin K. Schilling MS, Robert W. Turer MD MSE, Nicholas R. Karlowsky BS, Lucas A. Dvoracek MD, Heng Ban PhD, Jason S. Chang MD, J. Peter Rubin MD; Improved Testing and Design of Intubation Boxes During the COVID-19 Pandemic; Annals of Emergency Medicine; Publicado el 3 de septiembre de 2020; DOI: 10.1016/j.annemergmed.2020.08.033; Disponible en el URL https://www.annemergmed.com/article/S0196-0644(20)30707-1/fulltext

Tabla de contenidos

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn