Mortalidad del personal de salud que se quedó en casa por presentar factores de riesgo, duplica la tasa de los trabajadores en activo

En el marco de la conferencia de prensa diaria sobre COVID-19 del 14 de octubre de 2020, se presentó una actualización del impacto de la pandemia  sobre la mortalidad del personal de salud. Para efectos de la mortalidad calculada por cada 10 mil trabajadores, en los profesionales en activo es del 6.8%, mientras que para los trabajadores con permiso COVID-19, es prácticamente del doble, es decir, 12.6%.

Informe diario sobre coronavirus COVID-19 en México. Secretaría de Salud. 14 de octubre, 2020

Informe diario sobre coronavirus COVID-19 en México. Secretaría de Salud. 14 de octubre, 2020

En la intervención del Dr. José Luis Alomía Zegarra, Director General de Epidemiología de la Secretaría de Salud informó que para el día 14 de octubre de 2020 se tendrían 127,053 personas profesionales de la salud que han sido confirmadas a la enfermedad. Detallo que en el momento de ser interrogadas vía el estudio epidemiológico, estas personas expresaron ser profesionales de la salud. No es fue necesario presentar ninguna evidencia, es decir una cédula profesional o un carnet o algo que lo verifique, “simple y llanamente se toma la información de las personas que en su momento están siendo demandando atención médica y así se registra”.

Casos activos

Informe diario sobre coronavirus COVID-19 en México. Secretaría de Salud. 14 de octubre, 2020

Al respecto de los casos activos, así como se observa en población general, en función del total que ha sido confirmado de los casos activos representan solamente el 2.4% los acumulados y confirmados hasta el momento, son 3,089 profesionales de la salud.

Por entidad federativa, los estados que concentran una buena parte de la población del territorio nacional que tienen la mayor concentración de los casos activos de profesionales de la salud por número absoluto son:

  • Nuevo León
  • Ciudad de México
  • Jalisco

Agrupados por edad y sexo

Informe diario sobre coronavirus COVID-19 en México. Secretaría de Salud. 14 de octubre, 2020

Con respecto a la distribución por edad y por sexo no ha tenido cambios, siempre se ha observado que son adultos jóvenes los que más han enfermado en este caso de COVID-19, en las poblaciones entre 30 y 39 años.

A diferencia de la población general, cuando enfocábamos a la variable de profesional de la salud, las mujeres tenían la mayor proporción de afectación, en este caso 60% de todos los casos confirmados acumulados de estos 127 mil son mujeres.

Por ocupación

Informe diario sobre coronavirus COVID-19 en México. Secretaría de Salud. 14 de octubre, 2020

En la distribución por la ocupación que expresaron tener:

  • 42% enfermeros y de enfermeras
  • 29% otra profesión de la salud
  • 26% médicas y médicos

Con mucha menos proporción o participación se encuentran los químicos o en funciones de laboratorio y a los odontólogos. Esto es una situación también que se ha presentado desde el inicio, es decir, estos grupos más afectados.

Comorbilidades

Informe diario sobre coronavirus COVID-19 en México. Secretaría de Salud. 14 de octubre, 2020

Al referirse a las comorbilidades se ha identificado que no se tenían una diferencia muy marcada de la población en general. Es decir, más allá de ser profesionales de la salud, también una buena parte de ellos, el 47% tenían la comorbilidad asociada de obesidad, 30.3% la hipertensión, 18.9% diabetes y cerca de la diabetes, con 18.1% tabaquismo. Al menos la tercera parte de todos los profesionales de la salud identificados tenían una o más comorbilidades de las que en su momento se encontraron.

Mortalidad del personal de salud

Informe diario sobre coronavirus COVID-19 en México. Secretaría de Salud. 14 de octubre, 2020

En el grupo de los que lamentablemente fallecieron a consecuencia de COVID-19 se tienen identificados 1,744 profesionales de la salud que en su momento dieron como resultado de la prueba positivo. Por lo tanto se confirma esta asociación de manera directa y estaríamos esperando el resultado de 164 profesionales más, los tenemos distribuidos por entidad federativa.

Por edad y sexo

Informe diario sobre coronavirus COVID-19 en México. Secretaría de Salud. 14 de octubre, 2020

En la distribución también por grupo de edad y sexo se observa el efecto que también vemos en población general, la mayor afectación va incrementándose en función del grupo de edad y lógicamente de la cantidad de personas que integran cada uno de estos grupos de edad siendo el grupo más afectado a partir de los 55 y hasta los 69 años.

A diferencia de todos los casos confirmados, ahora son los hombres en el caso de las defunciones con un 70% los que forman el mayor grupo de estas 1,744.

Datos del IMSS e ISSSTE

Informe diario sobre coronavirus COVID-19 en México. Secretaría de Salud. 14 de octubre, 2020

Una parte de los datos para el análisis es producto de una investigación que realizó el Instituto Mexicano del Seguro Social. Hace dos meses, el doctor Víctor Hugo Borja presentó algunos de los resultados preliminares, y que se ha continuado para lograr la comprensión de qué es lo que está sucediendo en este grupo de profesionales de la salud.

Una de las principales acciones de la Jornada Nacional de Sana Distancia desde fines de marzo fue proteger a la población vulnerable y que tenía factores de riesgo. Esto independientemente de si realizaban una actividad laboral esencial, informó el Dr. José Luis Alomía Zegarra, Director General de Epidemiología de la Secretaría de Salud.

Se definieron actividades laborales esenciales que eran importantes y que se mantuvieran laborando, a pesar de la Jornada Nacional de Sana Distancia. Esto para poder dar continuidad a el país como tal y su funcionamiento.

En su momento se clasificó como personal esencial, cuando se identificaban grupos de riesgo estos también debían ir a resguardarse a sus domicilios y protegerse como sucede hasta el momento.

Lo que generó dos grupos de profesionales de la salud en todas las instituciones que conforman el Sistema Nacional de Salud:

  1. Los que se quedaron de manera activa trabajando. Aquellos que por no pertenecer a un grupo de riesgo pudieron y debieron quedarse laborando y brindando atención a todas las personas que
    así lo requerían.
  2. El grupo que fue identificado con factores de riesgo; y por lo tanto fueron enviados a su domicilio para resguardarse.

En el caso del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que cuenta con sistemas que registran esto a la perfección para efectos del enfoque que tiene el Instituto de emitir incapacidades y de velar por la seguridad de todas las profesiones, incluidas las de profesionales de la salud. Esto permitió conocer qué es lo que había sucedido y cuál era la afectación en estos dos grupos.

Detalló que tanto para el IMSS y también en un estudio del ISSSTE se encontró que prácticamente alrededor del 50% del personal tuvo que resguardarse; y la otra mitad tuvo que quedarse a laborar.

Para efectos de la mortalidad, calculada por 10 mil trabajadores, para el personal en activo es del 6.8%, mientras que para los trabajadores con permiso COVID-19, es prácticamente del doble, es decir, 12.6%.

Con respecto a los efectos de letalidad, es decir, de los que enfermaron y fallecieron, de los trabajadores que se quedaron en activo, atendiendo los diferentes servicios de atención médica fue de 0.7%; y para el grupo de trabajadores que estuvo de permiso, fue también prácticamente del doble. Es decir, del 1.3%.

Evidencia de las medidas de protección personal para los trabajadores de la salud

Se podría pensar que un trabajador en activo, por estar atendiendo a pacientes, en un ambiente epidémico con COVID-19, es una situación incrementaría el riesgo de contagiarse de la enfermedad. Por lo que se pudiera pensar que un profesional de la salud en activo tuviera mayores afectaciones  que alguien que están en la comunidad.

El análisis informa que no fue así, el personal de la salud que estaba en comunidad, es decir se encontraba en su casa; tuvo una tasa de mortalidad y tasa de letalidad del doble del personal que se encontraba en activo.

Por lo que se destacó que esta información sirve para soportar la evidencia de que el personal que se encontraba en activo, sí, tuvo que tener un factor de protección. El doctor Alomía subrayó que “si no lo hubiera tenido tendría al menos haber enfermado igual que los estaban en casa o, ante las condiciones que acabamos de mencionar de una continua exposición a pacientes de COVID, naturalmente tendrían que haber tenido mayor afectación“.

Asegurando que este factor protector está relacionado con todas las medidas de protección personal para los trabajadores de la salud. Quienes en su momento están expuestos en el día a día a las personas que tienen la enfermedad.

Conclusión

Presentación de los datos de Mortalidad del personal de salud

En conclusión, el doctor Alomía declaró que “de acuerdo a los datos presentados la mortalidad y letalidad en el personal de salud ha sido mayor en el personal no activo. Es decir, en el que estuvo en resguardo o en la comunidad que el personal que en su momento se quedó a laborar“.

Tabla de contenidos

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn