Relajación de medidas preventivas, no el clima, factor más importante que impulsó los brotes de COVID-19 en invierno

Los brotes invernales de COVID-19 han sido impulsados ​​en gran medida por la falta de apego de las personas a las medidas de control como el uso de cubrebocas y el distanciamiento social. Esto de acuerdo a un estudio publicado el 8 de febrero de 2020 en Nature Communications por investigadores de la Universidad de Princeton. El clima y la inmunidad de la población están desempeñando papeles menos importantes durante la actual fase pandémica del virus, informan los investigadores.

Los investigadores, que trabajaron en el verano de 2020, realizaron simulaciones de un brote de coronavirus en invierno en la Ciudad de Nueva York para identificar los factores clave que permitirían la proliferación del virus. Descubrieron que la relajación de las medidas de control en los meses de verano provocaba un brote en el invierno, independientemente de los factores climáticos.

Nuestros resultados implicaron que las medidas de control laxas, y la probable fatiga para cumplirlas, impulsarían los brotes de invierno“, afirma la primera autora Rachel Baker, investigadora asociada del Princeton’s High Meadows Environmental Institute (HMEI, Instituto Ambiental High Meadows de Princeton). Baker y sus coautores están afiliados a la iniciativa HMEI sobre cambio climático y enfermedades infecciosas.

Aunque hemos sido testigos de una cantidad sustancial de casos de COVID-19, la inmunidad a nivel de la población sigue siendo baja en muchos lugares“, dijo Baker. “Esto significa que si revierte la aplicación de la ley o el cumplimiento de las medidas de control, aún puede esperar un gran brote. Los factores climáticos, incluido el invierno, juegan un papel secundario y ciertamente no ayudan“.

Los investigadores encontraron que incluso manteniendo rígidas medidas de control durante el verano, se puede conducir a un brote de invierno si los factores climáticos proporcionan un impulso suficiente a la transmisión viral. “Si los controles de verano mantienen la transmisibilidad del coronavirus a un nivel que sólo mitiga un brote, entonces las condiciones climáticas invernales pueden llevarlo al límite“, dijo Baker. “No obstante, tener medidas de control efectivas el verano pasado podría haber limitado los brotes de invierno que estamos experimentando“.

Celebraciones de fin de año y picos

Los casos han aumentado en muchos lugares del hemisferio norte desde noviembre del año 2020. En los Estados Unidos, se cree que los picos en los casos de COVID-19 están relacionados con un mayor número de viajes y reuniones para el Día de Acción de Gracias y Navidad. En particular, se registraron brotes en lugares templados como Los Ángeles además de regiones con condiciones mucho más frías, menciona Baker. Al mismo tiempo, se observaron grandes brotes en Sudáfrica de noviembre de 2020 a enero de 2021, que son los meses de verano de ese país.

La mayor incidencia de COVID-19 en varios entornos realmente habla del papel limitado del clima en esta etapa“, dijo Baker.

Virus actualmente se propaga demasiado rápido

En mayo, los mismos autores publicaron un artículo en la revista Science que sugiere que es poco probable que las variaciones climáticas locales afecten a la pandemia de coronavirus. En el documento se sugirió que las esperanzas de que las condiciones más cálidas del verano desacelerarían la transmisión del nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, en el hemisferio norte eran poco realistas.

Gabriel Vecchi, profesor de geociencias del Instituto Ambiental High Meadows y coautor en ambos estudios, declara que el virus actualmente se propaga muy rápido y que las personas son demasiado susceptibles para que el clima sea un factor determinante.

La influencia del clima y las condiciones del tiempo en las tasas de infección deberían volverse más evidentes, — y por lo tanto, una fuente de información potencialmente útil para la predicción de enfermedades, — esto a medida que la inmunidad creciente lleva la enfermedad a fases endémicas desde la etapa epidémica actual“, dijo Vecchi.

Factores críticos a considerar al proyectar el futuro de COVID-19

El estudio más reciente proporciona información sobre cómo los científicos pueden determinar el impacto de varios factores en el virus en varios momentos, dijo la coautora C. Jessica Metcalf, profesora asociada de ecología, biología evolutiva y asuntos públicos en HMEI.

Un desafío importante que abordamos aquí es equilibrar el papel de muchos factores potenciales en la trayectoria de la epidemia“, dijo Metcalf. “A medida que avanza la pandemia, la inmunidad tanto natural como vacunal desempeñará un papel cada vez mayor, lo que subraya la importancia de desarrollar un control sobre el panorama de la inmunidad“.

Los factores críticos a considerar al proyectar el futuro de COVID-19 son las variantes emergentes del virus, así como los esfuerzos para contener el coronavirus han cambiado otras enfermedades, dijo el coautor Bryan Grenfell, profesor de Ecología y Evolución Kathryn Briger y Sarah Fenton de Biología y Asuntos Públicos y profesorado asociado en HMEI.

Intervenciones no farmacéuticas

En noviembre, Grenfell y sus coautores de la Climate Change and Infectious Disease initiative (Iniciativa Cambio climático y enfermedades infecciosas) publicaron un artículo en Proceedings of the National Academy of Sciences en el que se informa que las intervenciones no farmacéuticas como el uso de cubrebocas y el distanciamiento social podrían resultar en conjunto y lograr un retraso en brotes de enfermedades endémicas como influenza y virus respiratorio sincitial (VSR).

La interacción entre las intervenciones no farmacéuticas y la inmunidad se volverá aún más compleja a medida que se implementen diversas vacunas y surjan nuevas variantes virales“, comentó Grenfell.

Referencias

  1. Baker, R.E., Yang, W., Vecchi, G.A. et al. Assessing the influence of climate on wintertime SARS-CoV-2 outbreaks. Nat Commun 12, 846 (2021). https://doi.org/10.1038/s41467-021-20991-1; Disponible en el URL https://www.nature.com/articles/s41467-021-20991-1 

 

Tabla de contenidos

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.